Boletín 017 – 2014 MALAS POLÍTICAS Y CORRUPCIÓN HAN HIPOTECADO EL FUTURO DE ACAPULCO

 • En el “Diálogo por el rescate del Acapulco tradicional” organizado por Nueva Alianza, casi 500 personas externaron su preocupación e indignación por las condiciones del puerto.

 

Acapulco, Gro., 22 de febrero (Agencia ANA).- Intelectuales, empresarios, dirigentes sociales, investigadores y académicos, denunciaron hoy aquí el deterioro del destino turístico que fue “la joya de la corona” de México y afirmaron que las malas políticas y la corrupción han hipotecado el futuro de Acapulco.

“Aquí”, dijo sin rodeos el veterano periodista ecológico Víctor Jiménez Mora, “se ha entronizado la santificación del cemento” no hay en la autoridad “limpieza ni del alma ni de la mente para enfrentar el problema del deterioro ambiental”. Urgió a resanar el tejido social para abrir los ojos al desastre del puerto, pues cuando la autoridad finalmente escucha los reclamos ecológicos, “sólo atina a pintar franjas verdes en el mismo cemento con que ha cubierto el paisaje de la ciudad”.

Jiménez Mora fue uno de los oradores en el “Diálogo por el rescate del Acapulco tradicional” organizado por Nueva Alianza a bordo de una emblemática embarcación turística de la bahía, rebautizada este sábado como “nave de la ecología”, en donde casi 500 personas, entre ciudadanos, estudiantes y representantes de agrupaciones cívicas externaron su preocupación e indignación por las condiciones del puerto.

Gabriel Quadri de la Torre, excandidato presidencial de Nueva Alianza, presidió el encuentro, acompañado por el presidente nacional del partido, Luis Castro Obregón, y el dirigente estatal Luis Alberto Sánchez Martínez. Alrededor de la mesa instalada en la cubierta principal de la nave estuvieron el ya citado Jiménez Mora y, entre otros, Silvia Zapata, del club Rotarios; José Luis Sánchez, del “Grupo Aca”; Ramón Orozco, Mauricio Sandoval y Juan Acevedo, académicos de centros de estudios marinos de la localidad y el investigador Miguel Ángel Guzmán, quien al reconocer la importancia de la convocatoria de Nueva Alianza y pronunciarse por la dignificación de la política, no vaciló en denunciar que otros partidos “tienen miedo a los académicos”, con lo que cierran las puertas a soluciones para los problemas sociales.

El también investigador Juan Acevedo, en su turno, denunció que de las 21 plantas tratadoras de agua instaladas en el puerto, sólo cuatro están en operación, pero “a menos del 60 por ciento de su capacidad”, con el agravante de que utilizan cloro en los procesos, “sustancia prohibida por convenciones internacionales por ser agente cancerígeno”. A este agravio se añade, dijo, el de la corrupción del organismo local de aguas y saneamiento, algunos de cuyos funcionarios, reveló, diluyen el cloro al 50 por ciento con agua y lo facturan al 100 por ciento. “Nos hemos acercado a los funcionarios con soluciones técnicas desarrolladas en México”, denunció, “pero desistimos cuando de entrada nos pidieron un porcentaje para un eventual contrato de operación”.

Ante la aprobación de los participantes de la mesa y de la nutrida concurrencia en la nave ecologista, Guzmán, exclamó: “¡En estas condiciones nunca tendremos playas certificadas en Acapulco!” Y dio otro dato que cayó como balde de agua fría sobre la concurrencia: entidades españolas tienen lista una inversión de 500 millones de dólares para ser aplicada a programas de saneamiento ambiental en el puerto, pero está detenida “por que nadie ha presentado proyectos” técnica y socialmente viables.

En el largo listado de problemas ambientales expuesto en la mesa de diálogo, salieron a relucir los de la zona federal, “secuestrada y privatizada por agrupaciones de ambulantes y otras mafias”, la contaminación física y ambiental de las playas, la transformación de la playa Manzanillo en un basurero y depósito de chatarra, la ausencia de una cultura del agua en la ciudad, la contaminación de los mantos freáticos por los escurrimientos de las colonias irregulares en la zona alta del anfiteatro y en general una penuria de servicios públicos que tiene su punto culminante, según la indignada denuncia de Gabriel Quadri, en que es una ciudad que incluso carece de rastro, servicio esencial mandatado por ley y por cualquier administración eficiente”.

A manera de conclusión general de la mesa, los participantes acordaron promover acciones ciudadanas que no sólo despierten la conciencia sobre el deterioro ambiental del centro turístico que fue referencia internacional hace apenas 30 años, sino que en coordinación con instituciones de educación y organismos sociales, exijan a la autoridad en particular y a la clase política en general, acciones responsables.

En este sentido, Luis Castro Obregón y Gabriel Quadri comprometieron el trabajo de Nueva Alianza para ser un instrumento eficaz que facilite los cambios que la sociedad exige, por lo que en fechas próximas tendrán lugar foros en otras ciudades para recoger, desde una base ciudadana, las verdaderas dimensiones de los problemas ecológicos y de otra naturaleza que ya no pueden quedar sin solución.

 

fb1-017-2014 fb2-017-2014 fb3-017-2014 fb4-017-2014