Boletín 113/2017

DIÁLOGO ABIERTO, DEMOCRÁTICO, EFECTIVO Y VERDADERO, IMPRESCINDIBLE PARA QUE NUEVA ALIANZA SE INTEGRE AL FCM

Boletín Núm. 113/2017

  • En una carta, Luis Castro Obregón dio a conocer al Frente Ciudadano por México la intención que tiene su partido de “tomar parte en este importante desafío”, con base en propuestas específicas e indefectibles

Ciudad de México, 3 de octubre de 2017 (Agencia ANA).– Un diálogo democrático, abierto, efectivo y verdadero es la propuesta para que Nueva Alianza participe activamente en la construcción del Frente Ciudadano por México, aseguró el presidente nacional de este instituto político , Luis Castro Obregón.

En una carta enviada hoy a la dirigente del Partido de la Revolución Democrática, Alejandra Barrales Magdaleno, como respuesta a la invitación que la perredista hiciera a Nueva Alianza para dialogar sobre la formación de un “Frente Amplio Democrático”, Castro Obregón expresó la voluntad de su partido de sumarse a dicha iniciativa, con base en tres propuestas:

Uno, que existan elementos para que se logre construir un proyecto de nación a partir de una agenda compartida; dos, que se defina un método abierto, democrático e incluyente de selección de candidatos; y tres, que el diálogo para construir acuerdos sea abierto a la ciudadanía, a los medios de comunicación y transmitido por internet.

Castro Obregón señaló que el partido turquesa está convencido de que la construcción de una alternativa política nacional, que impulse un proyecto de nación sustentado en libertades políticas y democracia plena, debe fundarse sobre la recuperación de la confianza, credibilidad y certidumbre de los ciudadanos en la democracia, en la política y en los políticos, y que esto último solo será posible mediante el actuar transparente de los partidos nacionales y de sus liderazgos.

Asimismo, solicitó una respuesta formal a los integrantes del Frente Ciudadano por México.

El texto íntegro, a continuación:

Ciudad de México, 30 de septiembre de 2017

Maestra Alejandra Barrales Magdaleno

Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional

Partido de la Revolución Democrática

Presente

Apreciada Alejandra:

En atención a tu comunicado del 25 de junio pasado, en el que nos convocas a dialogar sobre la formación de un “Frente Amplio Democrático”, a la integración de un “programa común de las oposiciones” y a “diseñar un gobierno democrático de coalición”; y en seguimiento a la respuesta que te extendí el 29 del mismo mes, en la cual te informé que revisaríamos tus propuestas sin renunciar al diálogo con el resto de fuerzas políticas y reservando la definición de nuestra estrategia partidista y nuestra política de alianzas a nuestros órganos estatutarios colegiados: te comunico nuestra intención de participar en este importante desafío y nuestra opinión sobre los distintos puntos que se requieren para un diálogo democrático efectivo y verdadero, indispensable para que Nueva Alianza participe activamente en la construcción de un Frente como el que tu partido, junto con el Partido Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, impulsan.

Resolutivos y premisas

1. El pasado 31 de agosto se realizó el Consejo Nacional de Nueva Alianza, en el que se refrendó la confianza, mandato y legitimidad del Comité de Dirección Nacional (CDN) que presido.

2. Este mismo Consejo Nacional acordó facultar al CDN para que, desde el inicio del proceso electoral y hasta el cambio de gobierno, dirija la representación, el diálogo y las negociaciones con otros actores y fuerzas políticas con miras a la posible formación de alianzas, frentes partidistas y/o coaliciones electorales, así como en lo relativo a la participación de nuestra fuerza política en un potencial gobierno de coalición para el sexenio 2018-2024.

3. El mandato específico de nuestro Consejo Nacional al CDN es promover los intereses, principios y fines tanto de nuestra organización como de nuestros principales aliados: maestras y maestros, mujeres y jóvenes; y, a partir de la unidad y la autonomía de Nueva Alianza, mantener el diálogo con todas las fuerzas políticas y organizaciones sociales del país, para impulsar un proyecto nacional de libertades políticas y democracia plena, de crecimiento económico basado en una economía de mercado incluyente, libre comercio y globalización; con distribución de la riqueza y bienestar para todos los mexicanos; con un fuerte estado social de derecho, responsable de la promoción del desarrollo sustentable, de la seguridad, del ejercicio de los derechos humanos y de políticas públicas para reducir la pobreza y la desigualdad.

4. Sobre las premisas anteriores, en el CDN de Nueva Alianza hemos dado seguimiento puntual a la formación y registro del Frente Ciudadano por México (FCM), hemos revisado las causas y propósitos enunciados en sus documentos fundacionales y las expresiones públicas de sus principales promotores.

5. En Nueva Alianza asumimos que la construcción de una alternativa política nacional que impulse un proyecto de nación con las características referidas debe fundarse sobre la recuperación de la confianza, credibilidad y certidumbre de los ciudadanos en la democracia, en la política y en los políticos, y que esto último solo será posible mediante el actuar transparente de los partidos nacionales y sus liderazgos. Como apuntó Christopher Domínguez-Michael: “lo que nos urge no son políticos disfrazados de ciudadanos, sino políticos profesionales, es decir, aquellos que distingan lo privado de lo público”.

Nuevos imperativos

Los sismos de los días 7 y 19 de septiembre así como otros desastres naturales y sus dramáticos efectos, con miles de damnificados, han puesto en evidencia:

a) Que las desigualdades sociales, una vez más, se expanden geométricamente en la proporción de los daños. Las diferencias sociales aumentan.

b) Que el enojo de la ciudadanía se expresa de forma más radical, más rápida y pasando de la apatía a la denuncia y de la denuncia al clamor por el castigo. Paradójicamente, crece el caldo de cultivo del paternalismo y el clientelismo.

c) Que la democracia mexicana es deficitaria para las expectativas de la sociedad y nuestra responsabilidad aumenta, también geométricamente.

Con el objetivo de recuperar la confianza, la certidumbre y la credibilidad ciudadanas mediante la actuación transparente de las fuerzas políticas nacionales, y como vía estratégica para potenciar la más amplia participación de la sociedad en los asuntos públicos y en los procesos electorales nacional y locales, expongo nuestras observaciones y propuestas, a efecto de que podamos discutirlas de manera conjunta y analizar la posible incorporación, o no, de Nueva Alianza.

Hacia un proyecto de nación

Es entendible que el conjunto de ejes, objetivos y propósitos enunciados en el documento fundacional del FCM tengan un carácter general y respondan más bien a fines ideales y políticamente correctos que, en el discurso y en los propios documentos básicos, prácticamente todas las fuerzas políticas y organizaciones sociales del país compartiríamos. Lo es, porque evidentemente el FCM está buscando mantenerse unido y avanzar hacia la constitución de un frente electoral para competir por la Presidencia de la República, los gobiernos locales que se renovarán el próximo año y para conseguir una mayoría legislativa en el Congreso de la Unión.

No obstante lo anterior, la conformación de un Frente para lograr el objetivo de “un cambio de régimen”, requiere mucho más que pronunciamientos generales. Precisa una definición clara de plataforma política y programa de gobierno (requisitos de ley) y políticas públicas específicas y de consenso, que el FCM no ha enunciado o no ha discutido todavía.

Esto tiene la mayor relevancia si consideramos que sus principales promotores han mantenido diferencias históricas en materias tales como: políticas fiscal y energética, participación del Estado en la economía, política social, diversidad sexual y derechos de la mujer, políticas de salud, educación y seguridad social, entre las más relevantes y que están en el centro de la plataforma liberal y social de Nueva Alianza.

En particular, el FCM deberá pronunciarse por la garantía y defensa del Artículo Tercero constitucional, de la educación pública gratuita, laica, obligatoria, de calidad e incluyente. No podríamos avalar políticas presupuestales o fiscales que destinaran recursos a la educación privada.

Analizar y formular de manera consensada una plataforma política clara, definir conjuntamente compromisos de política pública y construir una agenda precisa de los cambios que se impulsarán, son condiciones indispensables para Nueva Alianza y nos haría portadores de un proyecto nacional visible e identificable.

La importancia del método

Tanto en el Convenio de constitución del FCM como en las declaraciones públicas de sus principales promotores, se ha sostenido de distintas maneras que el FCM no se agota en lo electoral, que la unión de los partidos en el FCM no es para ganar una elección sino para construir un proyecto de nación e impulsar un gobierno de coalición, y que se puede posponer la deliberación sobre la selección de candidaturas hasta después de tener un acuerdo en materia del proyecto de nación que deberá construirse.

Sin embargo, dicho de manera respetuosa y transparente, la condición de éxito del FCM, para avanzar en todos sus ejes y propósitos, es, evidentemente, ganar las elecciones de 2018, y para lograrlo se requiere de la mayor apertura y transparencia en los mecanismos de selección de candidaturas. En este caso, y estando en juego el futuro del país, Nueva Alianza asume que no es suficiente ni debe ser admisible anclarse en la figura política heredada del antiguo régimen de “primero el proyecto y después el candidato”. Esto no es transparente ni es democrático.

Sobre el método de selección de candidatas y candidatos –a la Presidencia de la República, a las gubernaturas en juego y al Congreso de la Unión–, Nueva Alianza considera que el FCM debe impulsar los mecanismos más abiertos e incluyentes, promover la mayor participación social, sin limitar la posibilidad de competir a cuadros o liderazgos de partido alguno, mujeres y hombres, e incluso garantizar la posibilidad de participación a ciudadanos y ciudadanas con reconocido prestigio que estarían en condiciones de abanderar candidaturas fuertes y viables en cada una de las elecciones federales y locales que se realizarán.

En tal virtud, proponemos formalmente al FCM que el método de selección de candidaturas a la Presidencia de México se base en:

a) Debates públicos entre las y los aspirantes que se registren, trasmitidos en directo por Internet y abiertos libremente a la cobertura informativa de los medios de comunicación.

b) Consulta abierta, directa y democrática a la ciudadanía, que podría tener lugar en la tercera semana de noviembre. Las encuestas ya demostraron, sobradamente, que no son suficientes para dar certeza de la calidad democrática de la elección de candidaturas.

c) Garantía de que cada partido podrá inscribir aspirantes y, en especial, que se podrán registrar candidaturas ciudadanas, sin ningún tipo de discriminación.

Confianza en el diálogo

La viabilidad del FCM, su avance y éxito, dependen también de actuar de manera abierta a la ciudadanía, a la sociedad y a la opinión pública. La apertura y la transparencia, vale la reiteración, son la vía para recuperar y fortalecer la confianza y la credibilidad de los ciudadanos en la política y en la democracia, y para promover la más amplia participación de la sociedad.

En este sentido, Nueva Alianza reivindica mecanismos de diálogo y negociación públicos y abiertos. En la promoción del FCM no se deben repetir experiencias de exclusión ni se deben reeditar viejas prácticas de acuerdos elitistas y “pactos en lo oscurito”.

A la sociedad le debe quedar claro, además, cuáles son los términos del intercambio entre las fuerzas participantes, cómo se distribuirán las responsabilidades de gobierno y cuáles son los compromisos legislativos que se asumen.

Un diálogo abierto presenta una doble ventaja: blindaje ante los rumores y versiones de adversarios del FCM y garantía de cumplimiento. Si negociaciones, acuerdos y compromisos son públicos, su incumplimiento por parte de alguno de los participantes tendrá costos sociales.

Por ello, proponemos formalmente que cada fase de acuerdos sea también pública, trasmitida por Internet en vivo y aceptando preguntas de los medios de comunicación.

Solo un mecanismo de diálogo y negociación que sea público y abierto acallará las voces que intentan descalificar al FCM acusándolo de ser una iniciativa para frenar las candidaturas de otros partidos opositores, o bien de ser una jugada estratégica de sus promotores para sostener la hegemonía al interior de sus respectivos partidos y excluir a sus disidencias internas o vetar potenciales candidaturas que no están subordinadas a la línea política de las direcciones partidistas. Para Nueva Alianza sería garantía de que existen mecanismos para lograr acuerdos estables y de consenso.

Cuento con plena disposición autorizada por mi Consejo Nacional para agotar los esfuerzos de diálogo necesarios ante una decisión tan importante para el país como es la forma de participación en el Proceso Federal Electoral 2017-2018 y los procesos concurrentes 2017-2018 y 2018.

Como ha sido nuestra comunicación en esta materia, espero con interés su respuesta formal.

Muy cordialmente,

LUIS CASTRO OBREGÓN

PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DIRECCIÓN NACIONAL

NUEVA ALIANZA

—O0O—

Descargar Carta a Alejandra Barrales
Descargar boletín sobre respuesta NA a FCM