Boletín 127 – 2014 IMPECABLES RESOLUCIONES DE LA SCJN SOBRE LAS CONSULTAS POPULARES: NUEVA ALIANZA

 

  • La SCJN actuó conforme a derecho: Castro Obregón
  • El Presidente de Nueva Alianza defendió el sentido democrático original de la consulta popular que hoy está siendo adulterado por los partidos del siglo pasado.
  • Al rechazar pretensiones populistas, la Suprema Corte contribuye al perfeccionamiento democrático.

México, D.F., 3 de noviembre de 2014 (Agencia ANA). Al ser entrevistado por los medios de comunicación luego de concluir un evento partidista, el Presidente nacional de Nueva Alianza saludó los fallos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que denegaron las peticiones de consulta popular del PRI, PAN y PRD-Morena como un rechazo a pretensiones populistas que contribuye al perfeccionamiento democrático de México.

Nueva Alianza, expresó, está a favor de las consultas populares como un mecanismo de democracia directa, no como un tema de propaganda política. La figura de la consulta popular forma parte de una de las principales demandas de la sociedad porque ésta hará posible la democracia participativa, dijo Castro Obregón.

A pregunta expresa sobre la postura de Nueva Alianza, que Castro Obregón expresó públicamente en diversos foros en las últimas semanas, éste consideró:

  • El PAN utilizó el tema de los salarios mínimos para acercarse a la gente aún en contra de sus principios y de los intereses del sector empresarial al que siempre ha defendido.
  • El PRI lideró el tema de la reducción de los diputados federales electos por la vía de representación proporcional con la sola intención de llamar la atención. “Es falso que esto pudiera resultar en un mejor funcionamiento del poder legislativo, en un perfeccionamiento del sistema democrático o en un ahorro de recursos”.
  • El PRD-Morena hizo suyo el tema de cuestionar la reforma energética para resolver sus divisiones internas y paliar el desgajamiento de “Morena”. Y éste prentendió encontrar en la consulta una vía para solidificar sus deseos de convertirse en partido político nacional.

 

El líder aliancista destacó que los sistemas democráticos parlamentarios considerados los mejores del mundo, entre ellos Noruega, Suecia, Islandia, Dinamarca y Alemania, privilegian la figura del legislador plurinominal.

Asimismo, recordó que en el Congreso alemán la mitad de los representantes son electos por la vía de representación proporcional y la otra mitad por mayoría relativa porque el número de votos de los ciudadanos coincide con el número de legisladores que los representan.

Esta equidad democrática no se da en México. “Por ejemplo, Nueva Alianza, con más del cuatro por ciento de los votos electorales, tiene una representación de apenas el dos por ciento en la Cámara; es decir, la mitad de los que debiera tener con respecto al número de ciudadanos que dieron su aval para que esta opción política los represente”, puntualizó.

El presidente turquesa expuso que siendo un mecanismo de democracia directa, un instrumento tan legítimo como es la consulta popular no debe utilizarse para hacer propaganda y aumentar el desprestigio de los partidos y de los políticos, sino para preguntarle a la ciudadanía cuáles son sus necesidades más sentidas y los temas que consideran prioritarios, todo en un ambiente de apego al derecho y leyes mexicanas.

Castro Obregón defendió el sentido democrático original de consulta popular que hoy está siendo adulterado por los partidos del siglo pasado. Este mecanismo fue concebido y avalado por los mismos partidos para ampliar la participación ciudadana en temas que afectan de forma directa su vida y convivencia.

“En Nueva Alianza estamos convencidos de que la consulta popular es un mecanismo de participación que le da la posibilidad a los ciudadanos de involucrarse en temas de trascendencia nacional para corregir la administración pública, las políticas públicas y los programas gubernamentales. La apoyamos como mecanismo de consulta porque fortalece de forma directa la democracia”, expresó.

Sobre las reacciones de los partidos políticos promotores de las consultas rechazadas, señaló que además de la obligación legal y moral de acatar las resoluciones, a nadie conviene cuestionar a las instituciones y menos a la SCJN, cuyos magistrados velaron por la constitucionalidad de las propuestas y actuaron conforme a derecho.

FOTO 127-2014