Vida Maestra

Espacio de aprendizaje, de reflexión, de remanso y –a la vez– activación mental, que se conecta con la emoción y el discernimiento, dedicado a hombres y mujeres destacados por su actitud ante la vida, por sus logros, por su sabiduría o por sus aportaciones, independientemente de la fama o el anonimato que ostenten, y quienes a nuestro juicio representan un modelo a seguir en cualquier ámbito de la vida personal de nuestros lectores.

Vida Maestra sólo se publica en línea. Puedes consultarla y descargarla aquí.

 

  • Amado Nervo

    Captura de pantalla 2016-05-10 a las 13.16.02

    En paz

    Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,

    porque nunca me diste ni esperanza fallida,

    ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

    porque veo al final de mi rudo camino

    que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

    que si extraje la miel o la hiel de las cosas,

    fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

    cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

    Descargar

  • De Columnistas

    btn-pa-vida-otro

    Se acerca la época electoral y conforme aumente la temperatura política veremos asomar por doquier los tiernos y delicados tallos de las nuevas columnas en el bosque de los medios impresos y electrónicos Este es un fenómeno que se repite con la regularidad y la intensidad de un ciclo de la naturaleza y no es privativo del México grillo.

    Descargar

  • El volcán solitario

    Hay a orillas del río Potomac un encantador conjunto de edificios de ladrillo rojo que en los atardeceres resplandece con los últimos rayos del sol y, si el viajero se aproxima desde Arlington, ofrece la extraordinaria visión de una brasa enmarcada en el rosa pálido de las flores de cerezo que en la primavera adornan a Washington, la capital de los Estados Unidos.

    Descargar

  • De La onda y El juvenilismo

    Captura de pantalla 2016-01-25 a las 18.54.32

    Sí, hablo de José Agustín (1944), ese joven veterano que no ha dejado de leer y escribir durante las casi cinco décadas transcurridas desde que apareció su primer libro. Su precocidad es verdaderamente insólita, porque además de lo publicado ha escrito textos que no salieron a la luz pública, quizá por un exceso de autocrítica.

    Descargar

  • Efrén Hernández

    Captura de pantalla 2015-10-15 a las 17.38.09

    Septiembre no sólo es el mes de la Patria. Es el pedacito de verano que hace cien años nos trajo a Efrén Hernández, el singular guanajuatense que fue ejemplo de varias generaciones de escritores mexicanos. Podría parafrasear a Churchill y exclamar que pocas veces en la literatura de un país, tantos están en tan grande deuda con un solo hombre.

    Descargar

  • Ngugi wa Thiongo

    ngugi_wa_thiongo_Daniel_A_Anderson_press

    Ngugi wa Thiongo y su esposa estaban en una vivienda en Nairobi cuando unos rufianes forzaron la entrada. A él le quemaron el rostro con cigarrillos encendidos. A ella la violaron. Esta fue la bienvenida que recibió el matrimonio a su regreso a Kenia tras 22 años de exilio.

    Descargar

  • Rafael Bernal

    RAFAEL-BERNAL

    En El género negro (1984), Mempo Giardinelli dice que cuando se menciona el nombre de Rafael Bernal, es notable la unanimidad entre los escritores en señalarlo como “un grande
    olvidado injustamente”.

    Descargar

  • Arthur Koestler

    Arthur Koestler

    Arthur fue hijo único del ingeniero y lingüista aficionado húngaro Henrik Koestler y de Adele Zeiteles, una mujer voluble y no muy joven a quien la quiebra de su padre parecía haber condenado a la soltería hasta que apareció en escena el guapo -y pobre- Henrik. En su vida adulta, Arthur descargó su hostilidad hacia su madre con todas las mujeres que tuvieron la mala fortuna de cruzarse en su camino. Fue un Don Juan que tuvo tres esposas, Dorothy Ascher, Mamaine Paget y Cynthia Jeffries, esta última originalmente su secretaria, 30 años menor y, recuerdan quienes les conocieron, de una “tolerancia enfermizas” con un Koestler legendariamente infiel y abusivo.

    Descargar

  • Rodolfo Usigli

    Usigli1

    Se dice también que fue un gran seductor, lo cual no es sorprendente si, como es de suponerse, echó mano de la más eficaz herramienta que en ese terreno se conoce: la palabra.

    Descargar

  • Josefina Vicens

    josefinav

    Hija de madre tabasqueña y padre español, nació en Villahermosa en 1911. Su vida es tan apasionante como su literatura. Estudió filosofía, letras e historia en la UNAM. Su formación universitaria, su participación en organizaciones políticas y su obsesiva observación del mundo que le tocó vivir la llevaron a las páginas de los periódicos en donde sus comentarios políticos se publicaron bajo el seudónimo de “Diógenes García”. Y su misma vida desbordante, henchida de música, de bohemia y de amor al arte, se vertió en una carrera de cronista taurina con el mote de “Pepe Faroles” en la revista Sol y sombra.

    Descargar

  • Gustavo Sáinz

    gustavo_sainz_muerte_escritor_onda

    Si tuviera que definir con una palabra a este escritor tendría que afirmar que es un experimentador. Desde el inicio de su carrera de escritor, Gustavo Sainz se lanzó a la búsqueda de nuevas formas en el género novela. Gazapo (1965), su primera novela, aparece cuando Sainz tenía sólo 25 años; comparte varios elementos de la corriente llamada la onda o juvenilismo, a saber, personajes jóvenes, el humor, el retrato de la sociedad mexicana de época vista por los jóvenes y la irreverencia, pero es, quizá junto con Salvador Elizondo, de los escritores pertenecientes a la época que más experimentaron con la técnica.

    Descargar

  • Gabriela Mistral

    cara-gabriela-mistral

    En El Lencero, muy cerca de Xalapa, se encuentra el casco de una hacienda que fue de Santa Anna. Es una casona bella y fresca, rodeada de jardines y un lago en el que se deslizan cisnes negros altivos y ausentes. A un costado, la capilla que El Generalísimo levantó para una de sus bodas. El visitante que pasea por los prados o toma asiento a la sombra de una higuera centenaria, si es sensible y de espíritu abierto, puede escuchar el murmullo de voces del pasado y sentir cómo, en pequeñas pulsaciones, un efluvio de cantos apenas perceptibles le penetra e ilumina. La alegría resultante no se explica bien a bien, pues difícilmente esa magia podría conectarse al “seductor de la Patria”. Se sigue, entonces, que otra presencia hay entre la verdura de la comarca. Y esa otra presencia, señoras y señores, es nada menos que la de Gabriela Mistral, cuya efigie en bronce se alza al oriente del conjunto como un sentinela en perpetua contemplación del paisaje que amó profundamente.

    Descargar

  • Gabriel García Márquez

    fvm-gm

    El jueves santo de hace un año a media tarde, se apagó la vida de Gabriel García Márquez y comenzó el lento proceso de su canonización literaria. Siempre reportero, Gabo tuvo la cortesía de morir a una hora apropiada para las ediciones del día siguiente -como lo hicieran Marcel Proust y Walt Whitman- aunque supongo que hubiera preferido evaporarse y transformarse en una neblina amnésica para no transitar el camino de Cortázar, a cuya muerte en 1984 había escrito: “Si los muertos se mueren, debe estarse muriendo otra vez de vergüenza por la consternación mundial que ha causado su muerte. Nadie le temía más que él, ni en la vida real ni en los libros, a los honores póstumos y a los fastos funerarios”. Creo que al hablar del Gran Cronopio García Márquez pensaba en sí mismo.

    Descargar

  • Edmundo Valadés

    fvm-ev

    Noviembre fue un buen mes para que Edmundo Valadés se despidiera. El otoño era su estación. Todas sus grandes aventuras, todas las que merecieron ser contadas, fueron en otoño. Generosidad del destino: la más grande, la única cierta, también le llegó en otoño y entonces le dijimos hasta luego… hasta que nuestro propio otoño nos alcance.

    Descargar

  • Nadime Gordimer

    fvm-ng

    Escritora sudafricana de origen europeo y herencia judía, Nadine Gordimer fue reconocida por ser una luchadora a favor de la tolerancia y los derechos humanos. Ganó el premio Nobel de Literatura en 1991. Dado su compromiso con su tierra, formó parte del Congreso Nacional Africano (ANC) cuando esta organización política era ilegal (1960-1990).

    Descargar

  • Karla Wheelock

    fvm-kw

    En muchas ocasiones, se puede pensar que conquistar el Monte Everest es más difícil que educar a los hijos, pero para Karla Wheelock quien llegó a la cima de la montaña más alta del mundo con una altura de ocho mil 848 metros sobre el nivel del mar, esto no es así.

    Descargar

  • Arnaldo Córdova

    fvm-ac

    Investigador, escritor, politólogo e historiador, especialista en temas de la Revolución Mexicana, dejó un gran legado en la escuela de pensamiento político.

    Descargar

  • Luis Villoro

    fvm-lv

    Luis Villoro nació en Barcelona, España, el 3 de noviembre de 1922 y dejó aquel país para buscar en México lo que sería su nuevo hogar. Heredero de una Europa ilustrada, escarbó en la identidad de la España que lo vio nacer para estudiar las herramientas teóricas del existencialismo.

    Descargar

  • Salvador Flores Rivera, “Chava Flores”

    fvm-chf

    En la historia musical de México, únicamente dos compositores no han tenido competencia alguna: Francisco Gabilondo Soler (Cri-Cri, el Grillito Cantor), exponente de la canción infantil, y Salvador Flores Rivera (Chava Flores), compositor de crónicas

    Descargar

  • Jorge Cuesta

    fvm-jc

    Cierta noche de bohemia en un café de la ciudad de México con su amigo René Tirado, Jorge Cuesta escribió en una servilleta: “Porque me pareció poco suicidarme una sola vez. Una sola vez no era, no ha sido suficiente”.

    Descargar

  • Jaime Sabines

    fvm-js

    A 15 años de su muerte, ocurrida el 19 de marzo de 1999, Jaime Sabines tiene el mérito de que lectores de diferentes generaciones lo sigan leyendo y declamando, porque prácticamente cualquiera puede identificarse con lo que escribió, al figurar de manera tan vívida las emociones humanas.

    Descargar

  • Martín Luis Guzmán

    fvm-lg

    Martín Luis Guzmán pertenece a ese reducido círculo de seres que desde muy temprana edad ofrecen muestras irrefutables de inteligencia viva y extraordinaria. Originario de Chihuahua (1887), a los trece años editó en Veracruz un periódico escolar quincenal, Juventud, donde publicó un artículo sobre Víctor Hugo y otro sobre “El contrato social” de Juan Jacobo Rousseau. Esto se anota como dato curioso en su biografía, pero creo que en verdad se trata de la primera confirmación de su vocación y amor entrañable por las letras y por el periodismo.

    Descargar

  • Mario Molina

    fvm-mm

    Su interés por la química nació desde los primeros años de vida, cuando un cuarto de baño en la casa familiar de la Ciudad de México –donde nació hacia 1943– se convirtió en un primitivo pero fascinante laboratorio donde pasaba horas embebido en precoces experimentos infantiles bajo la mirada amorosa de su tía Esther, química de profesión. El pasatiempo se trocó después en una pasión y luego en un compromiso por su patria y por el medio ambiente del planeta.

    Descargar

  • Malala Yousafzai

    fvm-my

    El 10 de diciembre de este 2014, la activista Malala Yousafzai fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz, quien lo recibió en conjunto con el indio Kailash Satyarthi por la lucha que hacen en pro de la educación y en contra del extremismo. Dos meses antes, el 10 de octubre, la joven pakistaní fue informada de la noticia mientras tomaba una clase de Química; esto la convirtió en la persona más joven y la décimo sexta mujer en recibir tal distinción. Coincidentemente, dos años exactos atrás, Malala sufrió un atentado que casi le cuesta la vida; la agresión, lejos de truncar su lucha por el derecho de las niñas paquistanís a la educación, reforzó y dio forma a su campaña.

    Estos acontecimientos nos invitaron a reproducir la “Vida Maestra” que publicamos en octubre de 2012, a propósito del ataque a Malala, y que hoy ofrecemos al lector.

    Descargar

  • Alan Stweart Paton

    fvm-asp

    De tarde en tarde llega a nuestras manos un libro que se nos mete al corazón y a las entrañas y nos conmueve hasta las lágrimas. Todo lector ha vivido esta experiencia por lo menos una vez en la vida y existen afortunados que la experimentan una y otra vez. Es el caso de Llora, el país amado del sudafricano Alan Stewart Paton, un autor que descubrí en las memorias de un periodista norteamericano -aunque debo apuntar que la verdad sea dicha, en materia de lecturas no hay casualidades.

    Descargar